Sobreviviendo al riesgo. Diagnóstico de los factores que permiten la supervivencia de organizaciones de derechos humanos en riesgo en los estados más peligrosos para los defensores de derechos humanos

Amenazas, campañas de desprestigio, agresiones físicas, detenciones arbitrarias, desapariciones y asesinatos son algunas de las muchas agresiones a las que se enfrentan diariamente en México las personas defensoras de derechos humanos, mujeres y hombres que “individualmente o junto con otras, se esfuerzan en promover o proteger esos derechos”.

De acuerdo con cifras publicadas en el informe Defender los derechos humanos en México: La represión política, una práctica generalizada, del 1 de junio de 2014 al 31 de mayo de 2015 se registraron “330 casos que constituyen 488 eventos violatorios de los derechos humanos (agresiones, ataques) que afectaron a 248 personas, 47 organizaciones y 35 comunidades”. Esta cifra resulta alarmante, si consideramos que representa un aumento del 161.7% en comparación con los 204 actos violatorios registrados de junio de 2013 a mayo de 2014.

El crimen organizado, la corrupción y la colusión de las autoridades son algunos de los múltiples factores que obstaculizan la labor de las organizaciones de la sociedad civil y de las personas defensoras de derechos humanos. Por tanto, la seguridad y la protección de estos son temas esenciales y complejos pues “parten de un conocimiento estructurado [del contexto], pero también se ven influidos por actitudes individuales y por las rutinas del día a día que se generan en las organizaciones”.

Sobreviviendo al Riesgo. Personas defensoras de derechos humanos y sus organizaciones es una investigación realizada con el apoyo de Indesol, a través del programa de Coinversión Social 2015, que busca contribuir al fortalecimiento de las organizaciones de derechos humanos que han sido agredidas por sus acciones a favor de los derechos humanos al documentar, sistematizar y difundir los factores que contribuyeron a su creación, desarrollo, fortalecimiento, permanencia y capacidad de innovación en los estados considerados como de mayor riesgo para las personas defensoras de derechos en México.

A través de 15 entrevistas realizadas a personas defensoras de derechos humanos con organizaciones en los estados de Baja California, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Distrito Federal, Estado de México, Guerrero, Oaxaca y Tabasco se logró conocer la historia sobre la creación de las organizaciones de las cuales forman parte; los actores que apoyaron, dificultaron o se mantuvieron neutrales durante este proceso; los obstáculos iniciales a los cuales se enfrentaron; las amenazas y agresiones que han sufrido (tanto de manera individual como en la organización), la lógica de éstas; quiénes son los principales agresores; la reacción de la organización y de sus miembros ante los ataques, las autoridades ante las cuales recurrieron y el desempeño de las mismas. Estas entrevistas se realizaron con base en la propuesta metodológica de análisis del riesgo de Enrique Eguren y la influencia del cambio social de la Technical Asssistance for Civil Society Organisations (TACSO). 

Esta investigación también nos permitió identificar si las organizaciones han recibido o no cursos de capacitación para el desarrollo de protocolos de seguridad, si cuentan con ellos o no; cuáles consideran que son las condiciones, aspectos y recursos que les han permitido mantenerse en el tiempo; y finalmente qué motiva a las organizaciones y a sus miembros a continuar con la defensa de los derechos humanos.


“Este material se está realizando con recursos del Programa de Coinversión Social, operado por la Secretaría de Desarrollo Social. Sin embargo, la ‘SEDESOL’ no necesariamente comparte los puntos de vista expresados por los autores del presente trabajo”.