Siete años después del asesinato de Miroslava Breach

La periodista Miroslava Breach, conocida por sus reportajes sobre la influencia del crimen organizado en la administración pública del Estado de Chihuahua, fue asesinada el 23 de marzo de 2017, un crimen que permanece impune hasta hoy. En su lucha por la justicia, Reporteros Sin Fronteras (RSF) y su socio local Propuesta Cívica (PC) exigen a los candidatos a las elecciones presidenciales de México que se comprometan para combatir la impunidad de los crímenes cometidos contra periodistas.

Con motivo del séptimo aniversario del asesinato de la periodista mexicana Miroslava Breach, abatida frente a su domicilio en 2017 en el Estado de Chihuahua, RSF y su socio local, Propuesta Cívica, hacen un llamado a los tres candidatos a las elecciones presidenciales mexicanas del próximo 2 de junio para que se haga justicia.

Ambas organizaciones han hecho llegar a las candidatas Claudia Sheinbaum Pardo, del partido Morena, y Xóchitl Gálvez, de la coalición Fuerza y Corazón por México, así como a Jorge Álvarez Máynez, candidato de Movimiento Ciudadano, un informe que da cuenta de la impunidad sistémica en los casos de crímenes contra periodistas en el país, de los cuales el asesinato de Miroslava Breach es todo un símbolo. Si bien algunos de los autores de esta tragedia han sido condenados, quienes ordenaron el asesinato aún no han sido llevados ante la justicia.

"El asesinato de Miroslava es uno de los casos más emblemáticos de los últimos años de la violencia contra los periodistas en México. En el aniversario de su muerte, queremos rendir homenaje a su labor como periodista y hacer un llamamiento a quienes se postulan para gobernar el país para que transformen la lucha contra la impunidad de los crímenes contra periodistas en una prioridad. En un país donde el número de periodistas asesinados es el más alto de América Latina, el futuro presidente o presidenta debe comprometerse a proteger a los profesionales de la información y a garantizar que se haga justicia en casos que, con demasiada frecuencia, se ignoran o sólo se tratan parcialmente". Artur Romeu, director de la Oficina de RSF en América Latina.

Miroslava Breach, que trabajaba para los periódicos La Jornada y Norte de Ciudad Juárez, fue asesinada a los 54 años por denunciar los vínculos existentes entre los cárteles y grupos políticos del Estado de Chihuahua, en el marco de las elecciones locales. En 2020, se produjo una primera condena por el caso: uno de los autores del crimen, Juan Carlos Moreno Ochoa, conocido como "El Larry", fue declarado culpable y se le impuso una pena de 50 años de prisión. En 2021, el ex alcalde de Chínipas, Hugo Amed Schultz, también fue condenado a 8 años de prisión por su implicación en el asesinato de Miroslava. Sin embargo, muchas de las personas implicadas en la planificación y ejecución del crimen contra Miroslava Breach siguen en libertad, y la familia de la periodista no ha recibido ninguna reparación por parte del Estado mexicano.

"El caso Miroslava ha marcado la historia del periodismo mexicano, no sólo por la importancia de su labor de investigación, sino también por las circunstancias que rodearon su asesinato: la implicación de funcionarios, de políticos y de actores del crimen organizado; las trabas a la investigación por parte de la Fiscalía; las amenazas a la familia de la periodista. Y siete años después, el crimen sigue impune. Dos condenas no bastan. No todos los responsables de su asesinato han sido llevados ante los tribunales mexicanos, el autor intelectual y uno de los autores materiales permanecen en libertad, y la familia de la víctima no ha sido indemnizada por este grave crimen". Sara Mendiola, directora ejecutiva de Propuesta Cívica.

El 23 de marzo se celebrará un homenaje en Ciudad de México para rendir tributo a la excelencia e importancia de la contribución de Miroslava Breach al periodismo mexicano. En un acto con compañeros periodistas y organizaciones internacionales, se repasará su trayectoria y se expondrán las investigaciones que publicó a lo largo de su vida.

México es el país que más periodistas mata en América Latina. En la última década, 72 periodistas han sido asesinados, y en más del 90% de los casos los autores no han pagado por sus actos.